Lo básico

Pocas veces nos ocupamos de lo básico. Es tan básico que nos parece mejor invertir nuestro tiempo en algo de mayor nivel.

Preferimos cortejar inversionistas en vez de satisfacer empleados. Asistir a esa premiación a costa de perdernos el cumpleaños de nuestros hermanos. Enviar esos últimos correos aplazando la hora en la que nos conviene dormir.

Lo básico admite sacrificio mientras que lo importante es inaplazable. O por lo menos eso creemos. ¡Craso error!

En el largo plazo el sacrificio rutinario de lo básico resulta en costos inconmensurables. La salud rota; la hermana que ya no nos habla; una empresa con muchos clientes pero sin un ápice de cultura.

Lo que viene luego de la degradación de lo básico es, cuando menos, paradójico: por haberse encargado de tanto trabajo importante, a costa de lo básico, ya no es posible dedicarse al trabajo importante. Es más, ya no es posible dedicarse a nada. Ya no -y ojalá con esto empecemos a entender diferente la palabra- queda nada en la base que soporte nuestros esfuerzos.

Es un problema, en parte, de lenguaje: la definición original de básico ha perdido su intensidad y se ha usado en contextos equivocados: “Él es muy básico, no me gusta” o “con el plan básico ahorras dinero pero no es suficiente”.

Retomemos entonces la definición original: que tiene carácter de base o constituye un elemento fundamental de algo.

La división de las cosas entre aquellas que son importantes y aquellas que son básicas no solo es peligrosa en el largo plazo; también obvia algo -disculpen lo cansón- básico sobre el asunto: ¡Que lo que está en la base no solo es importante… es lo más importante!

Idea que provocó la reflexión:


Nunca he visto empleados más enojados y cínicos que los que he conocido en compañías socialmente responsables, que han estado tan enfocadas en salvar al mundo que han descuidado lo que tenían que hacer para salvarse a sí mismas. Algunas de ellas eran reconocidas por su estilo único al comienzo, pero lo han perdido, en parte porque no se hicieron cargo de lo básico.

Bo Burlingham, Small Giants

Otros artículos

Dejen su correo abajo para recibir los artículos en sus bandejas de entrada.

Me pueden escribir por Linkedin o a [email protected] con sus comentarios/reacciones.

Evitar perderse nuevos artículos. Es tan fácil como unirse.